lunes, 1 de marzo de 2010

Image and video hosting by TinyPic

Mi relación con los hombres siempre ha sido un poco desastre. Nunca he terminado de darlo todo por alguien , me parece demasiado. Y tampoco he sentido que alguno me diera más que un buen polvo (a veces ni eso) Aun así más de una vez he necesitado alguna botella barata de vodka e intentar solucionar mi drama en el bar con mis amigas. Y con cada casi-feliz sus pertinentes secuelas, también llamado cicatrices que te hacen recordar que el pasado fue real, esa es su única virtud. Desconozco si he llegado a enamorarme de alguno, si algún día supe equilibrar mi egoísmo. Quizás sentí amor pero ya no me acuerdo, no me acuerdo de si lo sentí ni me acuerdo hoy por hoy de sentirlo. O quizás no lo sentí nunca. La verdad es que mi experiencia en relaciones es limitada, por no decir nula. No tengo experiencia en hombres de más de una noche, jamás me he involucrado en una relación porque me da miedo. Me asusta la idea de depender de alguien. Soy una mujer valiente para algunas cosas, pero no para todo. Soy pesimista siempre espero lo peor, o pongo en cuarentena cualquier " me gustas ", ya no se cuando es un juego o cuando es verdad. Nunca me sentido querida, ni nadie me ha hecho sentir especial. Para la mayoría soy un par de tetas, y no porque me guste llevar escotes, sino porque no dejo mostrar más que esto. Imposible confiar en todo aquello que tenga un rabo entre las piernas colgando. ¿Mi salvación son las vaginas? Estoy dispuesta a enamorarme pero no se como, ni de quien. Aunque tengo que avisarle al Sr.Anónimo-no-le-pongo-cara de ciertas cosas, es importante saber lo no-especial que soy: Siempre me dejo el tubo de pasta de dientes abierto, suelo emocionarme con estupideces, las lavadoras no son lo mio, no pueden faltar petit-suis blancos en mi nevera, prohibido hablarme recién levantada , mis calcetines pueden aparecer por cualquier rincón de la casa, antes de dormir siempre leo, a veces me pongo agresiva pero solo ladro, como fresas por la madrugada, cuando escucho ASCD lo doy todo así que sera mejor que te guste el rock, y ...

De acuerdo te asustado. Huye cabrón.

7 comentarios:

Man of Steel dijo...

A veces me encuentro en el mundo a personas tan poco creíbles como yo. Felicidades.

Lázaro dijo...

lo/la encotraras..
cada persona es un mundo..
el miedo a ser dos es común..
un saludo,felicidades por el blog te seguire..bona nit

la mary dijo...

........Ahora fue la nube la que vaciló. Pero enseguida volvió a abrir su amplia sonrisa:
- Si quieres, puedo cubrirte de lluvia. Aunque acabo de llegar, me he enamorado de ti, y me gustaría quedarme aquí para siempre.

- Cuando te vi por primera vez en el cielo también me enamoré - dijo la duna. - Pero si tú transformas tu linda cabellera blanca en lluvia, terminarás muriendo.

- El amor nunca muere - dijo la nube.- Se transforma. Y yo quiero mostrarte el Paraíso.

Y comenzó a acariciar a la duna con pequeñas gotas. Así permanecieron juntas mucho tiempo hasta que apareció un arco iris.

Al día siguiente, la pequeña duna estaba cubierta de flores. Otras nubes que pasaban en dirección a África pensaban que allí estaba la parte de bosque que estaban buscando, y soltaban más lluvia. Veinte años después, la duna se había transformado en un oasis, que refrescaba a los viajeros con la sombra de sus árboles.

Todo porque, un día, una nube enamorada no había tenido miedo de dar su vida por amor. (p.coelho)

Rubenchu dijo...

Impressionant .

Egoitz dijo...

WOW

ronin dijo...

Bienvenida al club

Ella se fue
Tal y como vino
Con su caminar
Firme y decidido

Entre pocas luces
Y mucho humo

Se que bien que soy un caso perdido
Prefiero escapar al compromiso

Bienvenido al club de los perdidos

----
Muy guapo el blog Aina ;) Me gusta todo de ti menos tu ;)

Solo contestame a esto ¿ cuando yo vea el mar una vez más, el mar me habrá visto o no me habrá visto ?

Ronin

Javips dijo...

que grande! me ha gustado leerte. Por lo demás no hay porque preocuparse ya que al fin y al cabo tienes que ser tú misma. siempre es mejor un antes que un después. un beso